miércoles, 26 de mayo de 2010

Y LLEGÓ LA RED


Como dice Saramago, cada día es un presente; distinto, pero un presente. Hoy es presente y ayer lo fué, como lo será mañana. Parece un enredo, un juego filosófico un poco absurdo. Pero es una realidad con la que necesito contar para tener los pies en el suelo. Para saber que debo vivir cada unos de mis días, cada uno de mis minutos porque los míos sólo los puedo vivir yo. Y son mi presente como lo es de todos los que respiramos al mismo tiempo. Me rebelo contra eso de "en mis tiempos...". Porque mientras estoy aquí, viva, consciente de mi alrededor estoy en mi tiempo.

Sin embargo, hay que admitir que tan cierto como eso es que las cosas, las situaciones, las realidades evolucionan, cambian de forma imparable, a veces a una velocidad de vértigo. Y todos debemos amoldarnos a los nuevos ritmos. No quiero decir doblegarnos, o aceptarlo todo sin más condición, sino adaptar nuestra vida y nuestra concepción de ella a las circunstancias.

Ahora los niños crecen jugando con el ratón como antes lo hacían con los "pinypones". En cambio mi primer ordenador llegó a mis manos cuando hacía tiempo que había dejado de ser niña. Desconocía totalmente el inmenso mundo que habría ante mí aquella pantalla, como si fuera una ventana al universo infinito; pero lo incorporé a mi vida cotidiana con curiosidad y sin dificultad.

Hoy abro esa ventana cada día de par en par porque quiero ver todo lo que hay fuera. No quiero perderme nada de lo que hoy pasa en el mundo. Quiero saberlo para decidir lo que me gusta y lo que no. Quiero participar en lo que pueda cambiar. Quiero hacer crítica o hacer piña y hacerlo con la ilusión de los veinte años y la experiencia que me han dado los veinte siguientes.

Todo ha cambiado, pero éste también es mi tiempo y lo quiero vivir activamente.

3 comentarios:

Me llaman de todo.. dijo...

Ole, viva la vida, di que siDoña, y contarás algo del Duomo..
Me gusta la foto, cualquier día me animo y cuelgo una foto de mi mesa en el blog.
Te vas a reir si la ves, porque se parece a la tuya como un huevo a una castaña.. Solo te diré que utilizo boli bic de cuatro colores.
Cuidate Doña, y sigue viviendo a "to trapo".

Manuel Muñoz dijo...

Y demos gracias de estar abiertos a recibir lo "NUEVO" con sentido práctico y positivo. Quien no lo hace se ancla en un tiempo, que fué suyo, y se empeña en aferrarse al tiempo que es de otros.

Lucía dijo...

Mi mesa es un caos de papeles, bolígrafos de colores, lapicera, goma, rotuladores y ordenadores y otros "device" que dicen ahora... Soy adicta a los cambios, a la evolución y las nuevas tecnologías/modas/necesidades/rutinas... a todo. Porque para vivir en este mundo... mejor hacerlo a su ritmo que quedarse detrás y no perder ni un segundo, que para eso estamos aquí.