lunes, 29 de septiembre de 2008

SOLOS EN SOCIEDAD


Alguien dijo que rehuímos de la soledad porque son pocos los que gozan de la compañía de sí mismos. Es posible que sea cierto....

Somos seres sociales y las relaciones con los demás son el espejo de nuestros actos y de nuestros pensamientos. Necesitamos que nos oigan, que nos vean, que nos entiendan e incluso que nos contradigan para remarcar nuestras posturas y nuestros postulados. Y en el terreno emocional, esa necesidad es incluso mayor.

Pero no es incompatible con la soledad. Porque también necesitamos el silencio, la reflexión, que nos permita saber dónde estamos, dónde queremos estar, quiénes somos y quiénes queremos ser. Conocernos.

Sólos y acompañados. Así debemos vivir.

2 comentarios:

ofusmadrid dijo...

Pues si, así es, unos ratos acompañados, otros solos, la vida es un camino largo, en el que hay momentos increibles con y sin compañía.
Saludos Doña.
Por cierto, bonita foto; "Un hombre frente a la magia del mar"

Manu dijo...

La soledad. Eterna paradoja, estar solo cuando te rodea la gente y disfrutar de la compañia más deseada cuando estas lejos de ella, son cosas que nada más que en la mente humana caben. La soledad libremente elegida..... Bien escaso al que acceden algunos, realmente privilegiados.

"Te llevo tan dentro que formas parte de mi hasta extremos que ni nosotros mismos conocemos...."